La desconocida faceta de doctor en educación del padre Alberto Hurtado

GaleriaLanzamientoNavegante2015_5

Pocos saben que el padre Alberto Hurtado fue uno de los primeros doctores (Ph.D.) en educación en Chile y que, durante los años 40, enseñó modernas teorías educativas, participó en comisiones en el Ministerio de Educación e intentó influir para mejorar la educación de nuestro país.

Esto es lo que motivó a las académicas M. Josefina Santa Cruz, decana de la Facultad de Educación, y Montserrat Cubillos, docente de la Facultad de Educación, a desarrollar el ensayo “Liderar cambios en educación: el caso de Alberto Hurtado Cruchaga”, enfocado en la mirada de Alberto Hurtado a uno de los grandes referentes en educación del siglo XX, John Dewey, el cual fue publicado en la séptima edición de la Revista El Navegante, del Instituto de Humanidades de la Universidad del Desarrollo.

Navegante1-300x143

Considerado John Dewey el padre de la pedagogía activa y difusor de la llamada “Escuela Nueva”, Alberto Hurtado decidió analizar con especial atención su propuesta pedagógica como objeto de estudio de su tesis doctoral, ya que recogía una visión social de la educación y situaba al niño como centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, dos novedades para esos tiempos. Sin embargo, el camino de estudiar y proponer esta pedagogía no fue fácil para Hurtado, dado que Dewey era un pensador contrario a la doctrina de la Iglesia. Ante este escenario, el sacerdote tuvo que ceder y buscar acuerdos para conciliar este pensamiento con su visión católica y profundamente jesuita, anteponiendo siempre su vocación y genuino amor por la juventud.

De esta manera, el ensayo desarrollado por las académicas intenta rescatar sobre todo la identidad intelectual de Alberto Hurtado, que a menudo se ha visto opacada por su labor social.

La decana de la Facultad de Educación, M. Josefina Santa Cruz se refiere a la temática del ensayo afirmando que “fue la valentía y coherencia del Padre Alberto Hurtado, lo que nos motivó a desarrollar este tema, ya que para poder aplicar las ideas de John Dewey en nuestro país, tuvo que enfrentarse a muchísima adversidad y oposición. Creo que la manera en que Alberto Hurtado trabajó y luchó por la educación de los niños y niñas de nuestro país, representa lo que un líder en educación debe ser”.

“Para nuestra facultad es importante que nuestras alumnas conozcan esta historia y la confianza del Padre Hurtado en el poder de la educación y su innegable deseo de justicia. Nada puede haberle sido más atractivo que una teoría como la de la “Escuela Nueva” que relevaba con fuerza la dimensión social del proceso de enseñanza, convencido de que los principios que ella propone pueden hacer de Chile un país más justo. Nuestra misión es inculcar este mismo sentimiento en nuestras alumnas”.

Para leer el ensayo completo haz click aquí.

Compartir