Testimonios

Fernanda Tapia / Programa de Formación Pedagógica

Fernanda Tapia
Mención en Tecnología

 

Buenas prácticas en mi Práctica / Valentina Hernández / Pedagogía en Educación de Párvulos

Valentina Hernández
Pedagogía en Educación de Párvulos

 

En los cuatro años que he estado en la carrera de Pedagogía en Educación de Párvulos de la UDD, he pasado por diversos Centros de Práctica y contextos. La posibilidad de conocer distintas realidades y obtener nuevas experiencias, para mí, es lo que hacer destacar a esta universidad y genera un sello por cada una de las prácticas vividas.

Puntualmente, si tuviera que elegir una práctica que me marcó y me dejó muchas enseñanzas, sería la Práctica V: “Experiencias de aprendizajes en contextos diferentes”. Esta es una práctica donde no te encuentras en una sala de clases, y tienes que plantear una solución a un problema que se observe en el centro de práctica, pero no solo dejarlo escrito en una hoja, sino que debes llevarlo a cabo para posteriormente ver los resultados con los niños y niñas que tienes a cargo. Esto genera que no solo veas a los niños y niñas en un contexto escolar como son jardines y colegios, sino que puedes llevar la educación a otros contextos como en mi caso fue el hogar “Ángeles custodios” de la fundación Protectora de la infancia.

El realizar mi práctica en el hogar Ángeles custodios fue una experiencia que sin duda me orientó a buscar otras formas de educar a los niños y niñas no solo en una sala de clase, sino que me permitió realizar las mismas dinámicas y actividades con niños que por diferentes motivos no tienen un apoyo familiar y son dejados a la disposición de este hogar. Lo desafiantes de esta práctica fue el intentar visualizar cuál era la necesidad de cada uno para poder potenciarla junto al cariño y calor humano que necesitaban.

Junto a mi compañera logramos potenciar áreas como el lenguaje en niños que tenían déficit en esta área, también logramos potenciar la motricidad en los bebés menores de 1 año que, al estar el 80% del día en la cuna, no podían fortalecer los músculos de las piernas o cuello para poder comenzar a camina o gatear. Además al ser este un hogar donde llegan y se van niños y niñas constantemente, no se generan muchos lazos afectivos o suelen convivir de forma mecánica sin prestar real atención a lo que sucede o a lo que los rodea, por esto mismo intencionamos diversas actividades que permitieran que los niños y las cuidadoras pudieran participar en conjunto para permitir que ellos convivieran y compartieran sin generar los conflictos que se generaban en un comienzo de la práctica.

A modo de reflexión, considero que éstas son las oportunidades que permiten que como futura educadora no solo me focalice en que la sala de clases sea una instancia educativa, sino que hay otros contextos como hogares de acogida, hospitales, clínicas, etc. que también es necesario potenciar, y que especialistas como nosotras intervengamos y entreguemos el mismo desafío y potenciemos a los niños y niñas de la misma manera que si lo hiciéramos en una sala de clases, permitiendo así que la educación sea buena en todas las áreas que podamos encontrar a un niño y no solo donde los que tengan la oportunidad puedan obtener una educación de calidad.

Buenas prácticas en mi Práctica / Mercedes Ariztía / Pedagogía en Educación Básica

Mercedes Ariztía
Pedagogía en Educación Básica

 

Desde el primer semestre de la carrera, he podido estar en diferentes contextos dentro de mis prácticas, siendo cada una diferentes fuentes de aprendizaje. El colegio en el cual me tocó esta práctica IV, “Gestión de aula”, fue el Padre José Kentenich, parte de la red de colegios de la Fundación Pentecostés y a su vez, bajo el funcionamiento de la Fundación Educacional Padre Hernán Alessandri. La comunidad escolar tiene una pedagogía relacionada con la religión católica y sus docentes son capacitados bajo la Fundación Reinaldo Solari, “Aptus”, la cual funciona como una potenciadora educacional.

Este establecimiento se encuentra en la comuna de Puente Alto y es de carácter particular-subvencionado, caracterizado por tener situación socioeconómica baja, atendiendo cerca de 1.040 estudiantes, de PreKinder a IV° Medio, siendo dos cursos por nivel con alrededor de 35 alumnos por sala.

El curso en el que me tocó hacer la práctica fue el 2°básico B, el cual junto a su profesora jefe, me recibió con los brazos abiertos y un cariño enorme. Ellos, lograron que mi experiencia en el recinto fuera completamente efectiva, aprendiendo de cada acción y situación a la que me enfrentaba. Creo que esta efectividad se debió gracias a que dentro de la práctica, existió una relación profesora jefe/alumna en práctica, muy buena, donde logramos una comunicación constante y disposición de ambas partes, existiendo una enseñanza adecuada y un aprendizaje constante que fue esencial.

Como dije anteriormente, la profesora me recibió de una manera muy grata, dándome muchos consejos y ofreciéndome su ayuda en todo momento. Esto, influyó de manera positiva en mi proceso, ya que en cada oportunidad pude aprender de sus acciones, las cuales ella me explicaba de muy buena manera para entender las causas y efectos o el porqué de su acción. A su vez, al tener que realizar intervenciones constantemente, esta buena relación ayudó a la comodidad al instante de tener que enfrentar al curso, sintiendo una gran seguridad. Además de sentir el apoyo de parte del colegio, cada intervención realizada con seguridad, venía tras una corrección por las profesoras de taller de práctica quienes a su vez, nos enseñaban todo tipo de técnicas para la atención y participación de los estudiantes, como también metodologías y estrategias de modelaje. Asimismo, teníamos momentos asignados para poder hacer simulaciones, por lo que a través de estas nos daban consejos para llegar a realizar clases excelentes y con buen contenido para el curso.

Tras una muy buena preparación de cada intervención que realizaba en el colegio, clases de 45 minutos, podía dar cuenta como los alumnos eran capaces de realizar cosas que uno piensa que no resultarán de manera simple. También, pude notar que una buena presentación, y una clase preparada con cariño en base a buenas metodologías y estrategias, logran que los alumnos pongan su máximo de atención, aprendiendo de una manera que encuentran entretenida. Son los mismos estudiantes quienes te hacen dar cuenta que tu clase resultó de manera efectiva y animada. En base a clases que realicé, frases como “¡Tía que divertido!” o preguntas como “¿Cuándo va a volver a hacer una clase como lo que hizo la otra vez?” pudieron hacer que diera cuenta de que tan grande es la efectividad de enseñar logrando una participación activa y llamando la atención de los alumnos. A su vez, las guías que entregaba las realizaban felices y sintiéndose capaces de demostrar que habían aprendido el contenido nuevo, por lo que volvía a llamar mi atención demostrando lo capaz que uno puede ser como docente en práctica y como puede llegar a influir en el aprendizaje de cada niño.

En lo que me queda de carrera, y a futuro, espero ser una profesora en práctica que pueda influir positivamente en cada aprendizaje de los niños que conozca en el camino, ya que no sería algo positivo solo para mí, sino que quedaría en el recuerdo de cada uno de ellos. Me gustaría ser capaz de conocer y relacionarme con todos ellos, para entenderlos y lograr cambios profundos y efectivos. Las prácticas, dentro de la formación docente son algo fundamental, son instancias que nos enseñan de manera concreta, siendo la clave para nuestro actuar a futuro. Además, nos muestran la realidad, a lo que nos enfrentaremos al salir y a darnos una gran idea de los cambios que queremos lograr, motivándonos a ser más y ser quienes puedan influenciar en futuras generaciones.

Diego Benítez / Programa de Formación Pedagógica

Diego Benítez
Mención en Religión

Buenas prácticas en mi Práctica / Paula Pons / Pedagogía en Educación de Párvulos

Paula Pons
Pedagogía en Educación de Párvulos

 

Al entrar a la carrera de Pedagogía en Educación de Párvulos en la UDD, desde el primer año tenemos la oportunidad de realizar nuestras prácticas. Esto me permitió conocer diversos contextos y darme cuenta de la gigantesca brecha socioeconómica que existe y cómo afecta directamente en la educación.

Mi última práctica realizada fue la pre profesional en el colegio Eliodoro Matte Ossa de dependencia particular subvencionado con financiamiento compartido. Este establecimiento está ubicado en la comuna de San Bernardo y tiene como sostenedor a la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP). El índice de vulnerabilidad que presenta es de 83,2% donde el 67,8% de los alumnos es prioritario. Cuenta con una gran infraestructura y un muy buen equipo multidisciplinario que constantemente van implementando nuevas estrategias para sacar el máximo potencial de sus alumnos.

Me asignaron el nivel de transición PreKinder A, donde asisten 35 alumnos. Cada uno es diferente al otro y dentro de sus cortos años de vida, han vivido un montón de experiencias que los han llevado a ser quienes son actualmente. Al comprender esto, dentro de mi práctica me dediqué a aprender cosas en relación a mi desempeño como docente, pero también a conocer en profundidad a cada uno de mis educandos. De esta manera pude comprender, en mayor parte, sus actitudes, formas de ser, formas de aprender y también a cómo potenciarlos íntegramente. Lo anterior fue posible de realizar gracias a las variadas estrategias que me ha entregado la universidad, las habilidades que he desarrollado personalmente dentro de mi carrera y también realizando intervenciones de acuerdo a las necesidades que presentan los niños y niñas del curso en el que me encuentro.

Dentro de esta práctica, tuve la oportunidad de intervenir seis veces las cuales previamente fueron revisadas minuciosamente por mi supervisora. Ella fue la encargada de dedicar gran parte de su tiempo también en retroalimentarme para analizar mi desempeño como también a buscar estrategias nuevas para utilizar en pro de las experiencias pedagógicas. De esta manera, queda en evidencia que cada una de las intervenciones que realicé fueron preparadas con tiempo y con mucho trabajo para que realmente lograran impactar de forma positiva en el aprendizaje de cada uno de los niños y niñas.

Una de las experiencias más bonitas que me ha tocado vivir en esta práctica fue cuando una de mis alumnas, la cual es muy introvertida, me entregó un regalo realizado por ella y al momento de la salida su mamá se acercó y me dijo: “espero que le haya gustado el regalo de la Josefa, ella se lo hizo con mucho cariño y dice que se lo hizo a usted porque es la única que la comprende”. Creo que no hay nada más gratificante para un docente que este tipo de situaciones. Por lo menos, bajo mi punto de vista, con los niños es totalmente evidente cuando uno está haciendo la labor de manera correcta y/o ver qué se puede mejorar. Es por esto que es fundamental tener las herramientas necesarias para que todos logren adquirir los aprendizajes que busco trasmitir y con este tipo de comentarios me doy cuenta de que todo mi esfuerzo, valió la pena.

 

Verónica Villarroel – Magíster Psicopedagogía

Verónica Villarroel
Psicóloga
Miembro del Núcleo Académico del Magíster en Psicopedagogía UDD

12345»