Paola Sánchez Herrera

Paola Sánchez Herrera

Profesora de Estado
Magíster en Innovación Curricular y Evaluación Educativa
Generación 2014

Participar en este programa fue una experiencia que posibilitó mi crecimiento profesional. Siempre he creído que “quien enseña no debe nunca dejar de aprender”; éste espíritu me motivó a aprovechar lo que los profesores de los distintos Módulos y Talleres nos entregaron en clases.

Una de las competencias docentes es organizar “su formación continua” y es aquí donde se hace fundamental que estemos dispuestos a aprender de cada experiencia educativa que nos corresponde vivir, como también debemos realizar un llamado a los sostenedores y corporaciones educativas que brinden la posibilidad de que cada uno de sus docentes pueda crecer en conocimientos y experiencias. En este sentido, el magíster me entregó herramientas curriculares y evaluativas para construir y aplicar un Proyecto de Innovación que buscaba tener un impacto en la unidad educativa en la cual me desempeño, cuya implementación generó una dinámica de enriquecimiento personal y comunitario, estableciendo mejoras a la problemática detectada.

Cabe señalar que el ambiente de aprendizaje de este Magíster fue muy motivador, tanto por contar con profesores con una destacada trayectoria en educación, como también por la infraestructura de las salas, los medios audiovisuales, el acceso a una biblioteca bien equipada y por supuesto, la composición del grupo curso, integrado por profesionales que se desempeñan en distintas realidades escolares, lo que permitió desarrollar una dinámica de trabajo en donde se compartieron experiencias y conocimientos que contribuyeron a nuestro crecimiento profesional y crear lazos afectivos que fueron un aliciente en el desafío asumido.

Quisiera terminar con una metáfora del profesor Miguel Ángel Santos Guerra que sintetiza mi sentir actual respecto de la educación: “El docente en un experto en buscar manantiales de agua. La tarea docente consiste en enseñar al aprendiz a localizar por sí mismo manantiales de agua. La evaluación consistirá, en este caso, en comprobar si el aprendiz es capaz de buscar por sí mismo fuentes de agua y de saber si ésta es salubre o está contaminada”.