Buenas prácticas en mi Práctica / Mercedes Ariztía / Pedagogía en Educación Básica

Buenas prácticas en mi Práctica / Mercedes Ariztía / Pedagogía en Educación Básica

Mercedes Ariztía
Pedagogía en Educación Básica

 

Desde el primer semestre de la carrera, he podido estar en diferentes contextos dentro de mis prácticas, siendo cada una diferentes fuentes de aprendizaje. El colegio en el cual me tocó esta práctica IV, “Gestión de aula”, fue el Padre José Kentenich, parte de la red de colegios de la Fundación Pentecostés y a su vez, bajo el funcionamiento de la Fundación Educacional Padre Hernán Alessandri. La comunidad escolar tiene una pedagogía relacionada con la religión católica y sus docentes son capacitados bajo la Fundación Reinaldo Solari, “Aptus”, la cual funciona como una potenciadora educacional.

Este establecimiento se encuentra en la comuna de Puente Alto y es de carácter particular-subvencionado, caracterizado por tener situación socioeconómica baja, atendiendo cerca de 1.040 estudiantes, de PreKinder a IV° Medio, siendo dos cursos por nivel con alrededor de 35 alumnos por sala.

El curso en el que me tocó hacer la práctica fue el 2°básico B, el cual junto a su profesora jefe, me recibió con los brazos abiertos y un cariño enorme. Ellos, lograron que mi experiencia en el recinto fuera completamente efectiva, aprendiendo de cada acción y situación a la que me enfrentaba. Creo que esta efectividad se debió gracias a que dentro de la práctica, existió una relación profesora jefe/alumna en práctica, muy buena, donde logramos una comunicación constante y disposición de ambas partes, existiendo una enseñanza adecuada y un aprendizaje constante que fue esencial.

Como dije anteriormente, la profesora me recibió de una manera muy grata, dándome muchos consejos y ofreciéndome su ayuda en todo momento. Esto, influyó de manera positiva en mi proceso, ya que en cada oportunidad pude aprender de sus acciones, las cuales ella me explicaba de muy buena manera para entender las causas y efectos o el porqué de su acción. A su vez, al tener que realizar intervenciones constantemente, esta buena relación ayudó a la comodidad al instante de tener que enfrentar al curso, sintiendo una gran seguridad. Además de sentir el apoyo de parte del colegio, cada intervención realizada con seguridad, venía tras una corrección por las profesoras de taller de práctica quienes a su vez, nos enseñaban todo tipo de técnicas para la atención y participación de los estudiantes, como también metodologías y estrategias de modelaje. Asimismo, teníamos momentos asignados para poder hacer simulaciones, por lo que a través de estas nos daban consejos para llegar a realizar clases excelentes y con buen contenido para el curso.

Tras una muy buena preparación de cada intervención que realizaba en el colegio, clases de 45 minutos, podía dar cuenta como los alumnos eran capaces de realizar cosas que uno piensa que no resultarán de manera simple. También, pude notar que una buena presentación, y una clase preparada con cariño en base a buenas metodologías y estrategias, logran que los alumnos pongan su máximo de atención, aprendiendo de una manera que encuentran entretenida. Son los mismos estudiantes quienes te hacen dar cuenta que tu clase resultó de manera efectiva y animada. En base a clases que realicé, frases como “¡Tía que divertido!” o preguntas como “¿Cuándo va a volver a hacer una clase como lo que hizo la otra vez?” pudieron hacer que diera cuenta de que tan grande es la efectividad de enseñar logrando una participación activa y llamando la atención de los alumnos. A su vez, las guías que entregaba las realizaban felices y sintiéndose capaces de demostrar que habían aprendido el contenido nuevo, por lo que volvía a llamar mi atención demostrando lo capaz que uno puede ser como docente en práctica y como puede llegar a influir en el aprendizaje de cada niño.

En lo que me queda de carrera, y a futuro, espero ser una profesora en práctica que pueda influir positivamente en cada aprendizaje de los niños que conozca en el camino, ya que no sería algo positivo solo para mí, sino que quedaría en el recuerdo de cada uno de ellos. Me gustaría ser capaz de conocer y relacionarme con todos ellos, para entenderlos y lograr cambios profundos y efectivos. Las prácticas, dentro de la formación docente son algo fundamental, son instancias que nos enseñan de manera concreta, siendo la clave para nuestro actuar a futuro. Además, nos muestran la realidad, a lo que nos enfrentaremos al salir y a darnos una gran idea de los cambios que queremos lograr, motivándonos a ser más y ser quienes puedan influenciar en futuras generaciones.