Estudios y Publicaciones

Plaza P., (2012). Suma 72, pp. 9-15.                                             “Las matemáticas siempre fueron mi peor asignatura”, es una frase que se escucha con frecuencia en un porcentaje importante de adultos. Este artículo señala que las competencias matemáticas son utilizadas en forma cotidiana en un sin número de situaciones. Esto lleva a pensar en la importancia de educar las competencias matemáticas con un sentido contextualizado, es decir relacionadas con la vida cotidiana. Asimismo, se definen necesidades matemáticas como contar, localizar, medir y explicar, además de cuantificar y comprender el mundo estocástico. La adquisición de estas habilidades están determinadas por la profundidad y avance de los contenidos según los conocimientos y experiencia de los educandos.

Compartir