Sabías que… a pesar de que las formas de leer han cambiado a través de la historia, la esencia se mantiene intacta

La lectura ha sufrido diferentes revoluciones a lo largo de la historia. Hacia finales de la Edad Media, por ejemplo, se comienza a experimentar la lectura en silencio, pues hasta ese entonces quienes leían lo hacían usualmente en voz alta para acercar lo escrito a muchas otras personas, como en el caso de los espacios religiosos. La lectura silente implicaba, en tanto, mayor individuación, pero también mayor concentración.

Siglos después, entre fines del S. XVIII y comienzos del XIX, la lectura sufre otra gran revolución, pues las nuevas tecnologías de impresión redujeron el tamaño de los libros y los abarataron de forma gradual, hecho que favoreció su consumo por parte de nuevos grupos lectores: obreros, mujeres y niños.

A pesar de todas las mutaciones, la lectura ha mantenido su esencia, pues siempre se ha considerado un proceso creativo. El libro cobra vida una vez entra en interacción con una persona. Tal como lo menciona Martyn Lyons (2012), el lector no es un receptor vacío o transparente sobre el que se imprime automáticamente la “huella” de lo que lee. Los lectores interpretan, reelaboran y reimaginan lo que leen, y en su condición de consumidores se esconden, por así decirlo en el texto; son intrusos que entran sigilosamente a una propiedad para satisfacer sus viles propósitos, logran tomar lo que necesitan y escapar sin dejar rastro en la página.

Jorge Larrosa (2003) lo expresa en su reflexivo y romántico estilo: “En la experiencia de la lectura, la última palabra está quemada para que no haya última palabra, para que no haya punto final, para que el libro se abra a un espacio en blanco, en el que se pueda seguir leyendo, pensando, escribiendo… El libro no quiere enunciar ninguna teoría. Lo que pretende es dar a leer una pregunta. Por eso empieza con una oscuridad y acaba con una llamarada”.

Para seguir experimentando este poder creativo que surge mientras leemos, invitamos a todos/as a participar de la 38ª Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA) 2018, que tendrá lugar del 25 de octubre al 11 de noviembre, que en esta versión contará con Perú como país invitado.

Claudia de la Rosa
Coordinadora (i) Área Lenguaje
cdelarosa@udd.cl

Referencias bibliográficas:
Larrosa, J. (2003). Entre las lenguas. Lenguaje y educación después de Babel. Barcelona: Laertes.
Lyons, M. (2012). Historia de la lectura y de la escritura en el mundo occidental. Buenos Aíres: Editoras del Calderón.

Compartir