Emocionante ceremonia de cierre tuvo nuestro Summer School 2017

Para Josefina Santa Cruz, Decano de la Facultad de Educación, “La Universidad del Desarrollo en estos días está de fiesta, porque hemos dado un paso decidido en nuestro compromiso por aportar en hacer de Chile una sociedad en que hay oportunidades para todos, particularmente para aquellos que más lo necesitan, que son nuestros niños”.

Luego de una semana de intenso aprendizaje y mucha entretención, ayer llegaron a nuestro Campus los niños del Summer School, acompañados por sus padres, quienes con gran expectación y ansiosos por conocer las sorpresas de este encuentro, se sentaron tranquilos y en silencio a esperar el inicio de la ceremonia de cierre.

A las 19 horas, en el Edificio de Postgrados se inició la encuentro que contempló las palabras de bienvenida de Josefina Santa Cruz, y el saludo de Federico Valdés, Rector de la Universidad del Desarrollo, quien motivó a los niños a seguir estudiando y a continuar su camino académico, entendiendo siempre que aprender puede ser muy entretenido y que sin duda les abrirá cientos de puertas a futuro, incluso la de estudiar en esta Universidad. Ambas autoridades, muy orgullosas del resultado de esta experiencia, dieron paso a la última cita entre las profesoras de matemática y los alumnos.

Para empezar, y con el objetivo de que los padres pudieran conocer qué hicieron sus hijos durante estos ocho días, se proyectó un video resumen en el que se mostró un extracto de las actividades dentro de la sala de clases y deportivas, además de una explicación del objetivo de haber programado este Summer School. Según explicó Mónica San Pedro, Coordinadora de Área de Matemática y profesora líder del proyecto, “el objetivo de este proyecto era lograr trabajar matemática de una manera entretenida, entendiendo la matemática como un vehículo de desarrollo del pensamiento y no como una finalidad en sí, lo que fuimos trabajando por medio de la resolución de problemas, entendiéndola como un desafío… trabajamos las fracciones desde la mirada del desarrollo del pensamiento, es decir cómo los niños pueden construir conocimiento a través de la investigación, de la indagación, de la experimentación con material concreto, sin que los profesores seamos los que le damos las respuestas, si no que ellos sean los que lleguen a las respuestas a través de su trabajo”.

¡Y llegó la hora de volver a jugar! El Rush Hour desafió esta vez a los padres, quienes guiados por sus propios hijos pudieron aprender rápidamente la lógica para ir solucionando cada nivel requerido. La despedida fue muy emotiva, ya que escuchamos las palabras de algunas profesoras del Summer School y de un grupo de los niños. Para terminar, “Miss Mónica” hizo entrega a cada participante de un merecido diploma y concluyó el encuentro con un exquisito cóctel, que pudieron disfrutar con la alegría y orgullo de haber sido parte de esta experiencia.

Compartir