Vacaciones de invierno: un tiempo necesario y beneficioso para el desarrollo de los niños.

Alejandra Cheyre copy

Alejandra Cheyre
mariacheyre@udd.cl
Psicóloga y Coordinadora de Prácticas en Pedagogía en Educación Básica y Programa de Formación Pedagógica.

Uno de los períodos más ansiados y anhelados por los niños que son parte del sistema escolar, son sus vacaciones de invierno y verano. Esto es comprensible, ya que cada vez las exigencias de los establecimientos educacionales son más altas, y los niños son bastante exigidos en cada período académico.

Cuando comienzan a acercarse estos períodos de descanso, aparece una serie de alternativas y ofertas de Talleres de Invierno, que buscan otorgar a los niños espacios de entretención. Ante esto, hay algunas consideraciones importantes que tener en cuenta, sobre todo en relación al beneficio que éstos pueden tener para el desarrollo de los niños.

Los talleres de invierno tienen la ventaja de invitar a los niños a hacer actividades recreativas que les permitan desarrollar habilidades que usualmente no tienen la oportunidad de desarrollar en el período escolar. Asimismo, tienen la posibilidad de relacionarse con otros niños y niñas de diferentes edades, lo que los invita a desplegar sus habilidades sociales.

Sin embargo, podría señalarse que tienen algunas desventajas, como la tendencia a sobre exigir a los niños, llenándolos de actividades a veces similares a una carga horaria escolar, que les impide tomarse un descanso, y que tampoco les permite ser creativos e inventar en qué entretenerse. Para los niños, la sensación de estar desocupados no es siempre sinónimo de aburrimiento, sino que ésta les obliga a desplegar su imaginación y pasar tiempo en familia.

Como docentes en formación, es importante que nuestras estudiantes conozcan las necesidades de los niños que tendrán en sus salas de clase, dentro y fuera del aula. En este sentido, la principal reflexión es considerar que los niños deben tener una sensación de logro, de haber cumplido una meta y de haber logrado completar un ciclo importante dentro del año escolar. Independiente de los resultados académicos que se hayan obtenido, es importante valorar el esfuerzo realizado. En este sentido, es importante que los niños se tomen una pausa para descansar, para hacer lo que más les gusta, y que así recarguen energías para su segundo semestre.

 

Compartir