La retroalimentación como elemento clave del proceso de supervisión de prácticas

Encontrándonos al término del primer período académico de este año, es indispensable evaluar el proceso de prácticas llevado a cabo por todas nuestras alumnas, con el fin de rescatar aquellos puntos positivos y fortalezas encontradas, y poniendo especial énfasis en las oportunidades de mejora que pudiéramos encontrar.

En esta línea, hemos detectado la gran relevancia que ha adquirido para todas nuestras alumnas, el proceso de supervisión de prácticas. Al respecto, parece interesante detenerse y pensar qué esperamos de una buena supervisión y cómo queremos que contribuya al proceso de formación de nuestras estudiantes.

La literatura es clara al señalar la potencia y relevancia que adquiere el permanente acompañamiento que un profesor recibe por parte de un líder escolar, “en el sistema escolar, un profesor que recibe acompañamiento y retroalimentaciones permanentes, puede desarrollar en un año las mismas habilidades que otro docente podría lograr en 20 años” (Bambrick, 2012). Esto es así, en la medida que la observación sea sistemática, que la retroalimentación recibida sea efectiva, y que se haga un seguimiento de los compromisos a los cuales se llegan.

Asimismo, el autor citado señala aspectos relevantes que toda retroalimentación debe considerar e incluir, para alcanzar su objetivo:

  • Siempre comenzar las retroalimentaciones con aspectos positivos que destacar en el docente en formación.
  • Realizar preguntas abiertas sobre el tema central de conversación, para focalizar la retroalimentación, y también conocer la perspectiva que el docente tiene sobre lo observado.
  • Identificar un problema y una acción concreta para abordarlo. Esta acción debe ser clara, medible y observable.
  • Practicar o simular cómo la profesora pudo haber mejorado su clase.
  • Planificar con anticipación, diseñando o revisando las clases que vienen en adelante para implementar esta acción.
  • Determinar un tiempo o período en el cual se llevará a cabo esta acción.

Consideramos indispensable, y abordamos como desafío, el fortalecer y guiar las retroalimentaciones que nuestras estudiantes en práctica reciben frente a las observaciones en sala que se realizan.  Esto contribuirá directamente en mejorar su proceso de formación inicial, y les dará más herramientas para desempeñarse de manera exitosa en la sala de clases.

Alejandra Cheyre
Coordinadora de Prácticas
Pedagogía en Educación Básica y
Programa de Formación Pedagógica
mariacheyre@udd.cl

Referencias Bibliográficas:
Bambrick-Santoyo, P. (2012) Leverage Leadership. Jossey-Bass: San Francisco.

Compartir