“Cuentacuentos: una herramienta pedagógica perfecta”

“Cuentacuentos: una herramienta pedagógica perfecta”

En el marco del curso Lenguaje y Comunicación II –dictada por la profesora Cecilia Hudson– alumnas de Pedagogía en Educación Básica reciben la visita de María Teresa Gómez, participante del colectivo “La Casa de las Palabras”.

Una habilidad fundamental que debe dominar cualquier educador en la sala de clases es la comunicación oral, entendiendo que la intención comunicativa se basa en interpelar al otro no solo con lo que se dice, sino también, con la voz, el lenguaje corporal, entre otros. En este contexto, una herramienta pedagógica relacionada fuertemente con este aspecto son los “Cuentacuentos”,

María Teresa Gómez, orientadora de Relaciones Humanas y hoy día Cuentacuentos de la agrupación “La Casa de las Palabras”, hizo experimentar a las alumnas la maravillosa experiencia de la narración de cuentos, tanto de adultos como de niños. Comenzó con la narración de una adaptación propia de “Pacto de sangre” (Mario Benedetti) cuento para adultos que habla sobre la historia de Octavio, un hombre de 84 años que no desea nada con la vida y que lo único que lo mantiene vivo es su nieto Agustín, con quien todas las noches conversa y se cuentan maravillosas historias. Luego, cuenta la adaptación de un cuento infantil llamado “La Bruja Winnie” (Korky Paul y Valerie Thomas) a quien todo le gustaba de color negro.

María Teresa después de su intervención comenta: “El cuentacuentos es una herramienta pedagógica perfecta, ya que hay y se genera una conexión directa con la emoción, la motivación y el interés hacia la literatura, la cual está dada por el tono de voz, las miradas, tus movimientos”. Además agrega: “Si se dieron cuenta, las formas de contar ambos cuentos – dirigido a adultos o niños- son distintas, porque finalmente depende de quién te escuche; por ejemplo con los niños debes narrar un cuento con un lenguaje atractivo y adaptado para cautivarlos”. 

La experiencia fue muy bien recibida por las alumnas. Ellas mencionaron que “aprendimos que es distinto narrarle cuentos a nuestros alumnos que leérselos, pues cambia la atención de ellos”“Es importante que esta herramienta no solo la ocupemos para el área de Lenguaje y Comunicación, sino que también podemos llevarlos a otros ámbitos como la Ciencia o la Historia, lo cual sería mucho más motivante para los niños”. Finalmente indican que es muy gratificante recibir estas visitas a la sala de clases, puesto que les  demuestran en la práctica lo que se aprende de forma teórica en el curso.

 

Por Francisca Morales y Stephanie Duarte.

Compartir