La inclusión, un derecho de todos los niños y niñas

Más de 800 profesores y profesionales vinculados al mundo educativo asistieron al Primer Congreso Internacional “Camino hacia la Inclusión”, organizado por la Red de Colegios Católicos por la inclusión y  La Facultad de Educación a través del Magíster en Psicopedagogía patrocinó el encuentro, que se llevó a cabo el 26, 27 y 28 de junio recién pasados.

El encuentro contó con paneles en temáticas y herramientas para la inclusión y mesas de diálogos en torno al rol de los padres y de la escuela para responder a la diversidad , la interculturalidad, la inclusión laboral, la autodeterminación y el derecho a formar una familia, entre otros.

La cita fue liderada por el Colegio Institución Teresiana y tuvo el patrocinio de la Facultad de Educación de nuestra universidad. Además, el panel inicial “Camino hacia la inclusión, desafío de todos”, fue moderado por la periodista Mónica Rincón y estuvo a cargo del Ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre, la Directora del Centro de Liderazgo Educativo 2020, Mirentxu Anaya, y el Vicario de la Educación, Tomás Scherz.

También acompañaron el encuentro destacadas personalidades del mundo político como Andrés Allamand, Felipe Kast y Jaime Bellolio. Entre los principales expositores estuvieron Humberto Maturana, Rosa Blanco e Ignacio Calderón.

El objetivo de este encuentro, con aproximadamente setecientos participantes, es reflexionar sobre la inclusión educativa, compartir vivencias y testimonios sobre buenas prácticas y desafíos pendientes. También se proponen instalar el tema en la agenda del país para hacer visible las situaciones de discapacidad o capacidades diferentes, centrándose en las condiciones que ofrece el contexto escolar y familiar.

En el ámbito educativo el derecho a la inclusión significa que los niños y niñas con necesidades educativas especiales deben acceder a las mismas oportunidades que el resto de los alumnos de su edad y participar al máximo posible de las actividades escolares sin perder de vista sus necesidades específicas. La tarea de docentes, directivos y padres es generar las condiciones y realizar los ajustes necesarios para que todos los alumnos por igual accedan a educarse.

Entre las conclusiones más importantes del encuentro:

  1. No existen diferentes educaciones, sino diferentes personas. El desafío es transitar a un sistema educativo común que pueda dar respuesta a la diversidad.
  2. Los contextos determinan la discapacidad o capacidad de TODA  PERSONA, independientemente de las condiciones particulares de cada quien.
  3. El trabajo colaborativo en diversidad, fundado en el amor y el respeto al prójimo es el que sustenta cualquier iniciativa hacia la inclusión.
  4. Necesitamos ser pacientes y perseverantes entendiendo que la inclusión implica cambios culturales lentos.

 

Compartir