Titulación de Pedagogía Básica y Programa de Formación Pedagógica, sede Santiago

El lunes 26 de mayo se realizó la Ceremonia de Titulación de las 14 estudiantes de la carrera de Pedagogía en Educación Básica y 26 del Programa de Formación Pedagógica (PFP), sede Santiago.

La ceremonia se dio inicio con las palabras de la Directora de la Escuela de Educación Sra. Yasna Jelincic Siñuela, quien los desafío a ser líderes de su disciplina y a involucrarse en la toma de decisión de los nuevos cambios: “Los invito a recrear la profesión tomando las reformas y los cambios con la actitud profesional que merece, no olviden que son los mismos docentes los principales conocedores del campo de acción, la sala de clases”.

La excelencia es parte esencial de la formación de nuestra casa de estudios. Por esto la Universidad ha instituido el Premio Universidad del Desarrollo para el mejor alumno de cada carrera y programa. El rector Sr. Federico Valdés, entregó este importante premio en la carrera de Pedagogía en Educación Básica, a las alumnas Isidora Guzmán y Macarena Serrano y en el Programa de Formación Pedagógica, a Pilar Palacios Portales.

La alumna Macarena Serrano, en representación de las alumnas la carrera de Pedagogía en Educación Básica, dirigió especialmente sus palabras a la importancia del profesor en el aprendizaje y crecimiento de sus alumnos, “El ser docente es despertar en nuestros estudiantes el placer de aprender, de descubrir, de asociar y de entregar herramientas que les permitan desarrollar sus habilidades al máximo. No sólo entregamos contenidos, también entregamos valores y experiencias que los acompañarán durante toda la vida. Se dice que hay profesores que marcan para siempre, esa es la clase de docentes que debemos aspirar a ser, debemos invitar a nuestros niños a despertar su creatividad, a cambiar su mundo, a ser mejores personas”.

El discurso, representando a la nueva generación de profesores de enseñanza media y licenciados en educación, fue realizado por Carmen Cecilia Poblete, quien señaló, “Para cada uno de nosotros, esta es nuestra segunda profesión. Fuimos madurando y nos encontramos finalmente con nuestra vocación: ser profesor… Ejerzamos nuestra profesión con responsabilidad social y humildad. Recordemos siempre que el principal objetivo de la educación no es aprender algo para ganar, sino para transformar al hombre en un mejor ser humano. Todo aquello desde un rigor profesional, con amor por el trabajo bien hecho y desde el respeto a la diversidad sociocultural de nuestro país”.

De esta manera, la Facultad de Educación despide a una nueva generación de estudiantes de pedagogía, quienes tendrán la difícil y significante tarea de entregar mejores oportunidades a cientos de alumnos durante su ejercicio como profesores.

Compartir